Aristóteles decía que la mano era el instrumento de los instrumentos. La parte mas útil del cuerpo, instrumento del cerebro, de una estructura perfecta adaptada a sus diferentes funciones.
Las manos pueden mostrar un aspecto cansado, envejecido, desalineado sino se les protege del uso,el desgaste diario y las uñas pueden ser una zona desastrosa sino reciben la atención necesaria.
Mientras que la palma de la mano es de estructura espesa y resistente, el dorso, por el contrario, tiene la epidermis fina y frágil que cuenta con esas glándulas sebáceas. Estas características fisiológicas similares a las del contorno de los ojo, explican su gran fragilidad y el que queden inexorablemente registradas por el paso del tiempo y las agresiones que reciben: Lavados frecuentes, detergentes,calor,frio,carga de peso.

“Son nuestra carta de presentación y un punto de contacto con los demás.Por eso tenerlas cuidadas y protegidas es fundamental.”

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *